lunes, 4 de enero de 2010

Bebés sin pañales

Comunicación para la eliminacion, pañales de tela, niños sin pañales, como quitar el pañal, pañales de bebé, Higiene Natural Infantil, Bebes sin pañales, Diaper free, control de efinteres


Hace unos meses una amiga me comentó acerca de la Comunicación para la Eliminación. Después de investigar mucho ahora estoy por fin convencida. Parecería que ahora ya es tarde, pero creo que para cosas como estas nunca es tarde, aunque a definitivamente es más beneficioso empezar pronto…

No, no es un trabalenguas, ni me estoy contradiciendo. 



Cualquier cosa que usted quiera comenzar a implementar en la educación de su hijo necesita de su total conocimiento, pros-contras, como organizarse, disposición familiar ante su nueva idea, predisposición personal, y lo mas importante, total convencimiento ante lo que usted quiere/puede lograr.

A esto me refiero cuando digo que este es mi momento adecuado, porque sin importar la edad de mi bebé, yo, como madre, estoy convencida de lo que quiero/puedo.

Pero claro, si usted logra todos estos factores antes de nacer su pequeño, tendrá un camino más fácil, porque podrá comenzar con su proyecto en cuanto nazca su hijo y vera los resultados mucho más rápidamente.

Bueno, les cuento algunas cosas muy importantes sobre CE (Comunicación para la Eliminación), "Higiene Natural Infantil", "Bebes sin pañales", "Diaper free" (como también se le llama) para que tengan una idea de que se trata.

Primero que nada ¿Qué es Comunicación para la Eliminación?

Comunicación para la eliminacion, pañales de tela, niños sin pañales, como quitar el pañal, pañales de bebé, Higiene Natural Infantil, Bebes sin pañales, Diaper free, control de efinteres

Es ahorrarle al bebé aprender algo que después tendrá que desaprender, o sea, ¿Por qué ponerle pañales, si queremos que al poco tiempo utilicen el orinal?

Es decir no a los pañales desechables y dar el tiempo necesario para que su bebé, el cual es muy consiente de sus funciones fisiológicas de eliminación desde su nacimiento, aprenda a responder a ellas a los pocos meses de vida.

Una de las cosas más importantes de la Comunicación para la Eliminación es el ahorro en pañales que se produce. Este es proporcional al tiempo que inviertas y al tipo de comunicación que logres con tu bebé.

Si logras una Comunicación para la Eliminación total, el ahorro será total, teniendo solamente que utilizar los pañales en los primeros meses para la noche (momento en que no podrás satisfacer las necesidades de tu bebé inmediatamente porque estarás dormida). Con el tiempo notaras que en la noche el bebé ya no hace pipi, sino que lo hace inmediatamente se despierta, por lo que también aprenderás a eliminar esos escapes.

Si logras (o elijes por situaciones personales como trabajo, etc) una Comunicación para la Eliminación parcial, igualmente tendrás un gran ahorro, pues la cantidad de pañales utilizados se reducirá sensiblemente y los estarás utilizando a partir de entonces como un complemento, no como algo esencial.

Pero esto no es solo un tema de ahorro.

Es esencialmente conocer a su bebé, pasar tiempo con su bebé, anticiparse a las necesidades de ese ser preverbal y disfrutar de su alegría al verse comprendido, aprender a observar sus ritos corporales, apoyar el conocimiento instintivo de su cuerpo, y respetarlo (en tanto no dejamos que se hagan sus necesidades encima).

También es evitarle a su bebé la incomodidad por el abultamiento del pañal, el molesto sarpullido del pañal (o pañalitis) y reducir notablemente el riesgo de infección del tracto urinario, es contribuir con la ecología, evitando los desechos innecesarios que perjudican el medio ambiente, es volver a las raíces y comprender que necesitamos aquello que nos enseñaron nuestras madres y abuelas, porque la herencia cultural no es desechable, es una parte muy nuestra y es esencial para nosotros y para nuestros descendientes.

Pero también tengan en cuenta que no es un método coercitivo, no es obligar a ir al baño, no es esperar a que nos avisen verbalmente, no es regañar o castigar por los escapes, no es enseñar a su hijo a controlar esfínteres, es todo lo contrario.

Es aprender a conocerlo y darle la oportunidad de conocerse mientras su cuerpo se desarrolla para poder pasar al próximo nivel, donde realmente será capaz (cuando sea el momento adecuado y sin apuros) de manejar su cuerpo en toda su amplitud. Es un proceso gradual, en el que usted será la responsable de mantenerlo limpio, hasta que con el tiempo y sin apuros el descubra como lograrlo por si mismo.

 *** 

En este enlace, puedes leer más sobre este tema, de la mano de Laurie Boucke, una especialista en control de efinteres.

***