viernes, 9 de mayo de 2014

Un juego musical

Este juego lo publique casi al comienza de mi blog, alla por el 2009 cuando mi hijo mayor era solo un bebé... Ahora tengo otro bebé en casa y lo hemos recordado con cariño.

Espero que les guste.




Image courtesy of Vlado / FreeDigitalPhotos.net

Hoy voy a proponer un juego super sencillo para enseñar conceptos de sonido-silencio a niños muy pequeñitos.

- Se sientan mamá/papá y el bebé en el suelo y cada uno toma algo que produzca ruido. Puede ser un xilófono de juguete, unas maracas o simplemente palitos (o lápices) una lata de galleta y cosas por el estilo.

- ... y mamá empieza a relatar una historia de una tormenta.

- Algo así como: Cuando llueve muuuuuuuuucho y hay muuuuuuuucho viento se dice que hay tormenta. Pero las tormentas no empiezan de una vez… la lluvia va llegando poquito a poquito (y se va haciendo el sonido de la lluvia con la boca muy bajito) y también comienza a soplar el viento y a mover las hojas de los arboles (se hace un poco de ruido con lo que se tenga a mano)…

Esta historia puede continuar durante un rato, teniendo en cuenta que cuanto mas fuerte estemos contando que es la tormenta, mas ruido haremos… y que después de la tormenta siempre llega la calma (es importante mostrarle al nene acá que hacemos silencio, mientras gesticulamos sin hablar para intentar que el nos imite).

Este juego le encanta a mi bebé y espero que tambien le guste al tuyo.

Con un poquitín de imaginación puedes variarlo a tu gusto y jugar combinando ritmos definidos para niños mas grandes, o desordenados para niños pequeños (no me refiero a ninguna edad especifica porque esto esta dado por cuanto hallas estimulado a tu hijo, por lo que pequeño o grande se vuelven palabras relativas), puedes incluir la velocidad y llamar por su nombre a las diferentes variaciones de esta (desde largo hasta allegro) e incluir los silencios, hablando de pequeños momentos de calma en medio de la tormenta.

Solo recuerda no extenderte demasiado y parar antes de que el juego se vuelva aburrido y así tendrás asegurado el éxito la próxima vez.


***