viernes, 23 de enero de 2015

5 razones para estudiar matemáticas.




Cuando decimos la palabra matemáticas, muchos adultos ponen cara de pánico, o de aburrimiento (anjaaaa, tu también, jijijiji).

Todos (o la mayoria de las personas) consideran que no son buenos en matemáticas y que estas son “un rollo”, o “un tostón”… vamos que es la peor “materia”…

Es importante que recordemos que las matemáticas, antes de ser una materia, fue una ciencia, y que gracias ella, disfrutamos de muchas cosas que tenemos ahora (y no me refiero solo a los ordenadores).

Las matemáticas están en todas partes, y son súper divertidas, súper necesarias y súper fáciles, porque son parte de nuestra vida y están integradas a todo cuanto hacemos.

Ejem, ejem… he visto tu cara de incredulidad cuando he dicho súper fáciles (pero todo depende de hasta donde lo necesites). ;)

Pues sí. Ten en cuenta que las matemáticas:


  • Nos ayudan a solucionar los problemas cotidianos de la vida (comprar en el supermercado, decidir cuantas horas dormir, etc.)
  • Un estudio consiente y efusivo de las matemáticas, te abre el camino al desarrollo de muchas otras áreas que tengan que ver con las posibilidades. Convirtiéndote en una persona más capacitada también verbal y a la hora de ejecutar.
  • Se requiere habilidades matemáticas para multitud de oficios y profesiones (desde el obrero de la construcción, hasta la secretaria, el ingeniero, o el médico)
  • Los deportes están llenos de matemáticas (por lo que son necesarias para el gran sector que tiene que ver con esto, desde los deportistas en sí, hasta los entrenadores, constructores de estadios, etc.)

Y no solo eso, que seria a pequeña escala, o sea, no saber matemáticas solo te afectaría a ti, sino que:


  • Un pueblo con habilidades matemáticas, puede tomar mejores decisiones a la hora de votar políticas sociales y económicas.
  • Unos políticos diestros con las matemáticas, pueden evaluar mejor sus políticas y los riesgos que conllevan, así como los pasos para su implementación, de forma que sean más eficaces.

Después de leer todo esto,

¿Crees que tus hijos deben estudiar matemáticas?

¿Entiendes que necesitas cambiar tu actitud hacia esta “rama del conocimiento” para que tus hijos deseen adquirir habilidades matemáticas?

***

martes, 20 de enero de 2015

¿Ya tienes listos tus propositos para el 2015?




 Antes de acabar el año escribí un artículo recomendándote que te pusieras en ello. Puedes verlo AQUÍ. Pero se, dé más de una, que no ha comenzado aun, así que vuelvo a la carga (antes de que se acabe enero), porque creo que esto es fundamental para conseguir aquello que realmente queremos.


Y es que cada final de año nos hacemos propósitos que luego no cumplimos… 


La mayoría de las veces ese abandono de los propósitos tiene que ver con que estos son tan vagos, tan imprecisos que al no poder medir nuestro avance o falta de este lo dejamos sin hacer.


Así que hoy voy a ofrecerte algunas de las pistas que doy a mis clientes cuando trabajamos lo que es la ORGANIZACION Y PLANIFICACION FAMILIAR Y EDUCATIVA, pero que puede aplicarse a cualquier área de la vida.


NECESITAMOS CLARIDAD y esto es una de las cosas que pasa cuando decimos:


  • Este año quiero que mis hijos lean más 
  • Este año voy a visitar más museos con mis hijos 
  • Este año voy a pasar más tiempo con mi pareja 
  • Este año voy a cuidar más mi salud 
  • Este año voy a organizarme mejor con los niños. 
  • Este año voy a ayudar a mis hijos a mejorar en sus estudios

Al ser cosas que no se pueden medir, simplemente las dejamos para otro día… y uno tras otro se van pasando las semanas, y sin darte cuenta a llegado nuevamente diciembre y nada.


¿POR QUÉ  NO HACER MEJOR UNA LISTA DE PROPÓSITOS QUE PUEDAS MEDIR, PARA QUE ESTÉS REALMENTE MOTIVADO?


Y otra cosa, si puedes medir tus propósitos, también puedes programar los pasos, de forma clara. Digamos que:


  • En vez de: Este año quiero que mis hijos lean más


Mejor: Este año voy a leerle a mis hijos diariamente 2 o 3 páginas (en mi sección de Libros para niños, puedes encontrar sugerencias), o voy a comprarles 1 libro (que escojan ellos) al mes.



  • En vez de: Este año voy visitar más museos con mis hijos

Mejor: Este año voy a visitar 1 museo en mi localidad al mes (si pones una fecha fija, te facilitará mucho cumplir tu objetivo, digamos, el primer sábado del mes).


  • En vez de: Este año voy a pasar más tiempo con mi pareja

Mejor: Este año voy a comer todas las semanas en casa con mi pareja y vamos a salir todos los fines de semana, aunque sea al parque municipal.



  • En vez de: Este año voy cuidar más mi salud

Mejor: Este año voy a acostarme 1 hora antes entre semana y además a levantarme 2 horas después los fines de semana, o este año voy a hacerme un menú (para las comidas) para comer de forma más balanceada.



  • En vez de: Este año voy a organizarme mejor con los niños.

Mejor: Este año voy a hacer el curso sobre planificación de estudio “Crea tu organizador de estudios y libérate de enfadosy reproches”, y de esta forma podre apoyar más efectivamente a mis hijos.



  • En vez de: Este año voy a ayudar a mis hijos a mejorar en sus estudios

Mejor: Este año voy a contratar desde los primeros meses, a alguien que me tutorice en aquellas áreas o materias que no sé cómo manejar, o que me ayude con nuevas ideas y formas de ver las cosas.



¿VEZ LO QUE DIGO?


Cuando tenemos propósitos claros, cuando estamos enfocados, cuando podemos medir efectivamente nuestros objetivos, podemos crear los pasos para lograrlo.


Y ya sabes, si quieres aprender a planificar, de forma que puedas cumplir tus objetivos familiares y educativos, nos vemos el sábado 23 de febrero en la nueva edición de “Crea tu organizador de estudios y libérate deenfados y reproches”.

***