jueves, 4 de junio de 2015

martes, 2 de junio de 2015

5 tips para escoger una madre de día




La semana pasada hablamos de escoger colegio, y esta semana vamos a pasar a escoger cuidadora.

Si la cuidadora va a ser tu madre, tu suegra, o algún familiar en general, lo tienes bastante sencillo. Tú sabes cómo es tu familia, y pretender que sean perfectos no es una opción, así que tendrás que valorar si las virtudes son mayores que los defectos (en lo que se refiere a crianza), y si sus estilos de crianza tienen que ver con el tuyo.

Si en cambio vas a contratar a una madre de día para que cuide a tu hijo, aquí tienes unos tips que seguro te ayudaran a escoger a la mejor para tu familia.

*Por otra parte, si haz decidido educarla personalmente, la semana que viene te doy unos tips que seguro te ayudaran.

1-      Visita el espacio y habla con otras familias.

Usualmente las madres de día cuidan a los niños en su casa, aunque algunas pueden desplazarse hasta la tuya y hacerlo ahí. Este es un detalle importante a tener en cuenta.

Si resulta que lo hace en su casa, es importante que mires el espacio, teniendo en cuenta que no haya nada peligroso al alcance de los pequeños, y si estarán todo el tiempo dentro de casa, o hay espacio preparado para ellos fuera, al aire libre.

La segunda parte de este punto es que hables con otras familias para que te den referencia sobre esta madre de día. Si has llegado hasta ella es porque alguien te la recomendó (estas cosas se trasmiten por el boca a boca), pues averigua, pregunta, pídele a esta persona que te ponga en contacto con otra que te pueda dar referencias también… esto te dará una idea de con que puedes encontrarte.

2-      Averigua si la visión de crianza del cuidador coincide con la tuya.

Pregunta cosas como que piensa de los castigos, de las rabietas, de la televisión encendida (si la utiliza, y en caso afirmativo cuanto tiempo al día y con qué material), alimentación, siestas, estimulación temprana (la utiliza o no, y de qué forma), enfermedad del niño (cuando se supone que no debe asistir, con que síntomas, o que enfermedades … y que protocolo de acción sigue cuando el niño se enferma mientras esta con la madre de día), enfermedad del cuidador (en caso de enfermedad ¿cómo y con cuanto tiempo de antelación se le avisa a los padres?, ¿hay algún plan de contingencia si esto sucede?, ¿alguna otra persona se hace cargo?).

Todas estas cosas es importante hablarlas pronto, porque evitan malos entendidos y problemas futuros.

3-      El número si cuenta.

Usualmente una madre de día cuida a mas de 1 niño, y eso no es problema, siempre que el número de niños no sea excesivo, o sea entre 3 y 5 niños (dependiendo de la edad). Si hay más de esa cantidad, tal vez te compense más ponerlo en una guardería, o escoger a otra persona… recuerda que la base de este tipo de cuidado en la personalización, si no la hay, no es lo que ofrecen…

4-      Pide compromiso de trabajo

Los niños necesitan que sus cuidadores sean consistentes y permanezcan con ellos durante un tempo prolongado para sentirse cómodos, por lo que si te has decidido por esta opción, el acuerdo debería ser al menos por 1 año, por el bien de tu hijo.

5-      Confía en tu instinto.

Bien sea porque no acabas de convencerte por dejarlo con esta persona, o porque lo estas llevando y empiezan a surgir problemas, si tu instinto te dice que algo va mal, escúchalo.

Muchas veces es solo un problema de mal entendido, así que lo mejor es hablar las cosas lo antes posible. Lo importante es encontrar una solución y que todos se sientan bien (principalmente el niño).

En última instancia, recuerda que así como elegiste esta opción puedes cambiar de idea en cualquier momento, así que no te sientas ansiosa por esto, la decisión es todo el tiempo tuya.

***