miércoles, 25 de enero de 2017

Las 5 herramientas que toda madre necesita.



Las 5 herramientas que toda madre necesita, papá, padre y crianza, abuela, funcion de abuela en crianza, amigas y crianza, soporte para madres, soporte emocional, grupos de apoyo

Cuando decides ser madre te vienen a la cabeza mil dudas y a pesar de internet, de la biblioteca y de los mil curiosos que aportan sus comentarios no solicitados, en el fondo, si tienes personas que te quieren a tú alrededor, aprendes algo que no creíste cierto mientras no tenías hijos:

Necesitas herramientas para no sentirte tan sola.

Pero, ¿Cuáles son las herramientas fundamentales que toda madre necesita?
 
   1. Un papá que la complemente 


Un papá que se comprometa con la crianza, que no tenga miedo a cocinar, que no le tiemble el pulso para defenderte frente a familiares y amigos inoportunos, que ofrezca consuelo en medio del puerperio y apoyo en la lactancia, que eduque a tu hijo a la par tuya y se implique realmente. 

Un papá que sea un soporte, una pareja, un amigo, un compañero de vida.

Por cierto… Espero que nadie se ofenda con este primer punto y la palabra “papá”. 

Ya sé que hay muchas familias diferentes, y realmente me refiero a que todo es más fácil cuando hay dos figuras parentales que quieren y cuidan no solo al bebé, sino que se cuidan entre ellas. Me da igual si son mamá y papá, dos mamás, dos papás… me refiero al número dos y no al género.

Ser familia monoparental es posible. 

Claro que sí. Pero también es más difícil, porque todos necesitamos alguien que nos cuide, y que nos recuerde cuando necesitamos cuidarnos nosotros mismos. Porque cuidar a otros es hermoso, pero así como se entrega energía, también debemos asegurarnos que esta regrese, para siempre tener más para dar.

Es una herramienta fundamental para toda mamá tener un compañero de vida.

   2. Una abuela que la ayude y la apoye


Nuestras madres pueden ser tooodo lo fastidiosas que quieran, pero benditas todas las mujeres que durante su etapa de madres, tienen a la suya ayudándola y apoyándola en su camino.

Las abuelas son amor, compañía, apoyo logístico, cariño inmenso, palabras de aliento, tiempo de risas y juegos… Un pedazo de raíz que sigue viva, porque tu madre es parte de su madre y de la madre de su madre… y muestra a tus hijos parte de su identidad familiar, mientras te acompaña en la crianza.

Va a existir la confrontación… seguro que sí. 

Si tu madre te quiere y quiere a tus hijos intentara que no cometas lo que considera sus errores o que repitas las cosas que ella considera que hizo bien, peeero… el mundo está cambiando cada vez más rápido, y lo que antes era válido, ahora puede que no… 

¿Cuál es la mejor actitud ante esto? 

Intenta escuchar más allá de la crítica y toma aquello que te ayude de sus palabras. Siempre suele haber algo interesante (aunque sea, hacerte consiente de que no estás de acuerdo con lo que te dicen y por tanto, definirte en cual camino quieres tomar).

Tener a tu madre junto a ti, mientras crías a tus hijos, es una excelente herramienta para cualquier mujer.

   3. Una red de madres que la acompañe

Toda madre necesita su red de amigas con hijos.

A veces esta red la encuentras, y otras la creas.

A veces la red es inmensa y forma parte de algún programa estatal, o de alguna ONG; y otra veces es un grupete de 3 o 4 amigas.

El caso es que bien sea dentro de un grupo de apoyo previamente constituido o uno que crees con tus amigas, conocidas, o incluso que te lances a la red a crearlo; este tipo de soporte es muy importante para toda madre porque ofrece un ambiente de seguridad y confianza entre iguales.

Los grupos de madres ofrecen no solo espacios para que tus hijos jueguen, sino también compañía en las dudas y malos momentos de la crianza y educación, consejos y experiencias previas, ideas e información de recursos previamente utilizados por otras madres, soporte y acompañamiento, no solo de manera presencial, sino también desde la distancia (por teléfono por ejemplo).

   4. Una amiga que la escuche

Una madre mejor amiga ofrece apoyo, escucha, compañía y tiempo.

A veces no es solo una, como en mi caso… pero si muy poquitas. El caso es que necesitas, sin falta al menos una madre igual que tú, que oiga tus pesares e inseguridades, que te de palmaditas en el hombro y que se ofrezca a ser tu paño de lágrimas…

Porque la mayoría de las veces vas a hacer una tormenta en un vaso de agua, y tu amiga te ayudara a ver que realmente no pasa nada… y cuando sean problemones realmente grandes, tu amiga estará a tu lado y te acompañara en tu drama personal.

Porque una de las herramientas que necesitas como madre, es a esa amiga que siempre estará al otro lado del teléfono, o llegando a tu casa cada vez que la necesites.

   5. Un equipo de compañeras que la precisen y la animen a crecer en el ambito personal y/o profesional.

Y por último y no menos importante, es tener un equipo de mujeres que te animen a superarte. Que te critiquen, te obliguen a cumplir tus metas, te impulsen, te remueban el piso y te hagan salir de tu zona de confort.

Compañeras de trabajo, amigas de mastermind, compis de cursos… madres igual que tú, que vivan la crianza como la vives tú, y que además quieran ofrecer al mundo sus habilidades a nivel profesional.


Porque como madre necesitas llenar las áreas de tu vida con personas valiosas. 

Una pareja, una familia, amistades y personas en el ámbito del desarrollo profesional que supongan un motor de crecimiento y la vez un remanso de paz, un cambio positivo y una raíz de vida.

Y no olvides que tú también necesitaras ser alguna de estas cosas para otra persona, para otra madre, si realmente quieres sentirte completa porque:

"Un niño es más fácil de criar cuando cuentas con tu propia tribu."

 ***